91 466 74 54
clinica@veterinariaabrantes.es

La epilepsia es una enfermedad poco frecuente en los gatos, pero aun así sumamente grave y que al manifestarse trae consigo momentos muy desagradables para el felino y para sus dueños. Es muy importante saber actuar ante un ataque de epilepsia para no agravar la situación de tu gato, así como intentar reconocer los síntomas de esta enfermedad para llevar un control veterinario, por eso hoy te traemos toda la información que necesitas para estar preparado ante esta enfermedad.

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia es un trastorno en el que se interrumpe la actividad de las células nerviosas del cerebro, lo cual culmina provocando una convulsión en el paciente. Aun así, es importante destacar que las convulsiones no tienen como origen necesariamente la epilepsia.

Esta situación puede darse por otros motivos como enfermedades endocrinas, alteraciones cardiovasculares e incluso por causa de un dolor sumamente agudo. Por lo tanto, para que tu gato sea diagnosticado con epilepsia el origen de las convulsiones debe darse dentro de su cráneo (intracraneal). Además, existen dos tipos de epilepsias que puede desarrollar tu felino, las cuales se diferencian entre sí por la forma en que este adquiere la enfermedad.

Epilepsia idiopática:

La epilepsia idiopática es aquella que se desarrolla sin ningún precedente, enfermedad ni situación reconocible. Comienza espontáneamente y no tiene una enfermedad de base que la genere.

Epilepsia secundaria:

A diferencia de la anterior la epilepsia secundaria es aquella que se desarrolla y manifiesta en el felino a raíz de otra enfermedad que este padece. Algunas causas de esta pueden ser lesiones craneales, infecciones, intoxicaciones, trastornos metabólicos, tumores, entre otros.

Síntomas de epilepsia en los gatos

Si bien las convulsiones son el síntoma más evidente de la epilepsia también existen otros que pueden alertarte de que la salud de tu felino se encuentra en peligro. Estos no son exclusivos de la epilepsia, pero sí son signos de alarma que indican que tu gato necesita ser revisado por un veterinario:

  • Convulsiones espontáneas y recurrentes.
  • Rigidez muscular.
  • Dificultad para comer y/o caminar.
  • Pérdida del equilibrio.
  • Hiperventilación (especialmente momentos antes de sufrir una convulsión).

Si notas uno o más de estos síntomas es necesario que acudas con tu gato al veterinario, pero en caso de que tu gato convulsione repentinamente es muy importante que sepas cómo actuar para socorrerlo, y también qué no debes hacer.

Qué hacer si tu gato convulsiona:

Lo primero que debes hacer ante una convulsión de tu mascota es permanecer en calma, ya que si te pones nervioso puedes llegar a realizar alguna acción que empeore el cuadro de tu gato. Claramente mantener la calma en esta situación es algo muy difícil, pero de esta forma podrás ayudar mucho mejor a tu felino en este momento.

  • Evita los golpes: aleja cualquier objeto o mueble de tu gato mientras este tenga una convulsión para evitar que sufra golpes contra ellos. Pero cuidado, no intentes moverlo a él, solo los objetos a su alrededor.
  • No intentes sacarle la lengua: otras especies corren el riesgo de tragarse su propia lengua y ahogarse, pero los gatos no corren este riesgo de tragarse su lengua por lo que no intentes retirarla de su boca o podría morderte durante su espasmo o morderse el mismo la lengua y lastimarse.
  • Si ya tiene medicación recetada para la epilepsia aplícala vía rectal: en caso de que este no sea el primer ataque de epilepsia de tu gato y poseas una medicación para ello aplícasela vía rectal.

Qué NO hacer si tu gato convulsiona:

Así como hay formas de ayudar a tu gato, hay otras acciones que podrías perjudicarlo y que nunca debes realizar en caso de que sufra una convulsión:

  • Nunca sujetes su cabeza o podría fracturarse el cuello.
  • No le des nada de beber ni comer mientras tenga una convulsión ni inmediatamente después.
  • No lo tapes ni lo abrigues.
  • No lo expongas a situaciones estresantes, como perros.

¿Cómo se diagnostica la epilepsia en gatos?

Para poder diagnosticar definitivamente la epilepsia en tu gato es necesario que su veterinario lleve a cabo una serie de exámenes que lo confirmen:

  • Analítica de sangre y orina
  • TAC
  • Resonancia magnética
  • Extracción y análisis del líquido cefalorraquídeo
  • Radiografías, por si pudiera tener algún traumatismo que lo provoque 

¿Cómo tratar la epilepsia en gatos?

El tratamiento de la epilepsia dependerá fundamentalmente de cual sea el origen que la produce. En caso de tratarse de una epilepsia secundaria lo más importante consistirá en tratar la enfermedad que la origina para que así desaparezcan los episodios de epilepsia.

Por otro lado, si se trata de una epilepsia idiopática el tratamiento consistirá principalmente en medicar a tu gato con anticonvulsivos para controlar los ataques epilépticos, ya que se desconoce la causa de los ataques. Este suele ser el tipo de epilepsia más común en gatos, pero con la medicación correcta tu felino podrá llevar una vida normal sin mayores complicaciones.

Si tu gato sufre un episodio de epilepsia acercaos rápidamente a Clínica Veterinaria Abrantes

Si tu gato sufre una convulsión o cualquier otro síntoma que te alarme acercaos rápidamente a Clínica Veterinaria Abrantes. De esta forma podremos evaluar cuanto antes el estado de salud de tu felino y prever que vuelva a sufrir una situación como esta.